Skip directly to content

Cuales son los métodos de Control de Inventario?




Si bien el inventario es uno de los aspectos más importantes de una empresa, también puede ser el que genere más dolores de cabeza y gastos innecesarios.

El adecuado manejo del inventario garantiza tener siempre disponible el producto que se necesita sin gastar en almacenamiento de otros productos de difícil venta.

Para el manejo más efectivo de este procedimiento, existe un método llamado Justo A Tiempo (JAT) que permite un manejo eficiente y a menor costo.

Este sistema, nacido en Japón y atribuido a grandes fábricas automotrices como Toyota, implica la adquisición de productos sólo bajo pedidos reales y no basándose en suposiciones o proyecciones.

De esta manera, al tener únicamente lo que es necesario para la producción inminente, no hay gastos innecesarios de inventario. En el caso de los productos terminados, se reducen los gastos de almacenamiento despachando al cliente final en cuanto se recibe el pedido.

 

¿Cómo aplicarlo?

Para poder utilizar eficientemente este sistema es necesario conocer con exactitud la cantidad de material que se necesita para producir un determinado bien. De lo contrario, se corre el riesgo de caer en exceso de inventario o de tener una carencia y paralizar la producción.

 

Ventajas y desventajas

Como todo método, el JAT depende del tipo de empresa y su dinámica de producción.

Entre las ventajas más evidentes se encuentra la reducción de los costos de inventario, con el correspondiente aumento de las ganancias de la empresa.

Igualmente, debido a que este método implica la determinación de la cantidad exacta de productos necesitados para determinada producción y la puesta en práctica de la misma, se minimizan los errores en el proceso.

Por ello, para empresas de producción con una rutina fija y un stock limitado de productos, esta alternativa de inventario resulta práctica y optimiza los procesos.

Sin embargo, entre las desventajas se encuentra la posibilidad de paralizar la producción si el material encargado tiene defectos, no es de buena calidad o resulta dañado durante el transporte. Al no haber un excedente de inventario para compensar la falta, la producción se detendría hasta que llegue la reposición.

Igualmente, este método no permite tomar ventaja ante una caída de los precios de la materia prima, ya que implica no tener en inventario más producto del necesario.

Embed